Jul 10

Alientan al desplazamiento activo para reducir el riesgo cardiovascular

Ir al trabajo en bicicleta o caminando en vez de utilizar vehículo o transporte público puede incidir positivamente en la salud. Además de convertirse en una estrategia de prevención de enfermedades, este tipo de desplazamiento puede disminuir las probabilidades de sufrir problemas del corazón.

En varios países del mundo se está promoviendo el “desplazamiento activo” que consiste en trasladarse por medio de transportes que conlleven un gasto energético, como andar o ir en bicicleta al trabajo, en vez de utilizar automóvil o transporte público.

Establecer el desplazamiento activo como un hábito puede generar consecuencias importantes para la salud y el medio ambiente. Está visto que un incremento de los niveles de actividad física diaria tiene directa relación con un menor riesgo de mortalidad cardiovascular.

Las principales causas de mortalidad en el país y en el mundo están vinculadas con las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT). Unos pocos factores de riesgo explican la mayor parte de estas muertes, entre los que se encuentra el sedentarismo, la obesidad, el tabaquismo, la dislipidemia, la hipertensión, la alimentación no saludable y el alcoholismo.

¿Cambiar la forma en la que vamos a trabajar, al supermercado, al colegio o a la universidad puede mejorar nuestra salud de manera significativa?

Para dar respuesta a esta pregunta, una investigación publicada en la revista de la Asociación Americana del Corazón analizó a más 23.000 hombres y mujeres de mediana edad durante más de 10 años y estudió la relación entre ir al trabajo en bicicleta y diferentes parámetros de salud cardiovascular. Los resultados mostraron que aquellas personas que ya iban al trabajo en bicicleta o comenzaron a ir durante esos 10 años tenían menos riesgo de tener obesidad, hipertensión o dislipidemia en comparación con aquellos que no lo hacían o cambiaron la bicicleta por otro medio de transporte no activo. De esta manera se confirma que el trasporte activo puede tener un impacto importante en nuestra salud (1).

Contrarrestar el sedentarismo en todos los ámbitos

Entrenar una hora al día haciendo ejercicios de fuerza en el gimnasio o realizando caminatas, corridas o algún deporte solo los fines de semana puede no llegar a producir suficientes beneficios sobre la salud si el resto del día somos personas sedentarias en el trabajo, en la escuela o en nuestra casa.

Recomendación del experto

El Lic. Eduardo Enciso, jefe del Departamento de Prevención y Control de Factores de Riesgo recomienda incrementar los niveles de actividad física a lo largo del día yendo a trabajar de manera activa, subiendo escaleras y evitando los ascensores y las escaleras mecánicas e incluyendo “pausas activas” cada hora durante la jornada laboral, de esta manera aumentará el gasto energético diario, mejorando con ello nuestra salud cardiovascular.

El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social aconseja a la población adulta practicar actividad física por lo menos 150 minutos en la semana, mientras que para el grupo de niños de entre 5 a 17 años lo recomendable es ejercitarse por lo menos 60 minutos diarios para prevenir enfermedades asociadas al sedentarismo o la inactividad física.

Enciso enfatiza la importancia de promover políticas públicas que fomenten el desplazamiento activo a través de la creación de sistemas de bicisendas que conecten las ciudades del país, así como la implementación de la estrategia de pausas activas en las en las entidades públicas y empresas privadas.

“Pequeños cambios pueden tener una gran repercusión en nuestra salud pública”, asegura el especialista en actividad física.

Referencia:

  1. Anders G, W. KR, Ingegerd J, Patrik W, Lars Ø, Göran H, et al. Bicycling to Work and Primordial Prevention of Cardiovascular Risk: A Cohort Study Among Swedish Men and Women. J Am Heart Assoc. 2020 May 23;5(11):e004413. Available from: https://doi.org/10.1161/JAHA.116.004413.