Mar 30

Alimentación saludable es la base para mantener las defensas en óptimas condiciones

Ante la actual pandemia del coronavirus COVID-19 y el aumento de personas infectadas en nuestro país, resulta fundamental crear conciencia y actuar de forma preventiva. En este sentido, la Lic. Catherine Turnes, coordinadora técnica de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles del Ministerio de Salud Pública afirma que una de las mejores formas de cuidar la salud y fortalecer el sistema inmunológico en tiempos del COVID-19 es a través de los hábitos saludables.

“Para que nuestro sistema inmunológico funcione correctamente se necesita un estado nutricional adecuado, y esto se construye a través de hábitos saludables que incluyan una alimentación equilibrada y variada, con mayor consumo de frutas, verduras, legumbres, cereales en lo posible integrales y proteínas de buena calidad” declara la nutricionista.

Refiere que los alimentos ricos en antioxidantes que protegen a las células del cuerpo, se encuentran principalmente en las frutas y verduras de color intenso. “Cuanta más variedad de colores tengamos en las frutas y verduras que consumimos será mejor para la salud”, explica, además de recomendar el consumo de una buena parte de estos alimentos en forma cruda para que la ingesta de antioxidantes sea mayor.

Un punto a tener en cuenta es que, las personas con mayor riesgo de desarrollar complicaciones o de enfermar gravemente por COVID-19 e incluso fallecer, son las personas mayores de 60 años y aquellas con enfermedades crónicas como diabetes, obesidad, hipertensión arterial y otras enfermedades cardiovasculares, por lo que cuidar lo que comemos es esencial.

A continuación, se detallan algunos nutrientes importantes para fortalecer el sistema inmunológico y los alimentos donde podemos encontrarlos:

•           Zinc: carnes, semillas como las de calabaza y sésamo, espinaca, legumbres como las lentejas y garbanzos, frutos secos.

•           Vitamina E: aceites vegetales, semillas en general, frutos secos, aguacate.

•           Selenio: pollo, carne vacuna, vegetales de hojas verdes, legumbres, nueces.

•           Vitamina C: acerola, frutas cítricas como el pomelo, mandarina, naranja, limón, guayaba, brócoli, locote.

•           Vitamina D: huevo, lácteos (leche, queso, yogur natural), pescados.

Al incorporar estos alimentos diariamente, estaríamos consumiendo suficiente cantidad de fibra, que están presentes principalmente en las frutas, verduras, cereales integrales, legumbres y semillas. Éstas contribuyen al bienestar de las bacterias beneficiosas que viven en el intestino, y que juegan un papel importante en el sistema inmunológico.

Para que la alimentación sea realmente saludable, Turnes señala necesario reducir el consumo de ciertos alimentos como aquellos con exceso de azúcares, grasas y sal.

No olvidar que estas recomendaciones alimentarias deben ir acompañadas de otros hábitos saludables como:

•           Adecuada hidratación (2 a 3 litros de agua al día).

•           Descanso suficiente (8 horas al día).

•           Control del estrés.

•           Mantener un peso saludable.

•           Realizar actividad física regular.

•           Evitar el tabaco y el consumo abusivo de alcohol.