Ago 05

Aprendé como cuidar tu salud cardiovascular en tiempos de COVID-19, en conversatorio online

La cita es este jueves, a las 8:00, en vivo por Facebook Live.
Hablarán profesionales de Salud Pública de las áreas de cardiología, nutrición, actividad física y diabetes.
Conectate y participá del conversatorio abierto a todo público.

Este jueves 6 de agosto, te invitamos a conectarte a la red social Facebook para conozcas “Cómo cuidar la salud cardiovascular en tiempos de COVID-19”, en el marco de un conversatorio que será presentado por la Dirección de Enfermedades No Transmisibles, en conjunto con el Programa Nacional de Prevención Cardiovascular y el Programa Nacional de Diabetes.

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte a nivel mundial y responsables del 27% de todos los fallecimientos registrados en el país, equivalente a 19 muertes por día. En este contexto, la hipertensión arterial es visto como uno de los factores más importantes que influyen para que una persona padezca una afección cardiovascular. Teniendo en cuenta que durante esta pandemia se está dejando de lado el cuidado de los pacientes con enfermedades crónicas, con este conversatorio el objetivo es proporcionar a la ciudadanía un mensaje claro y herramientas básicas para el cuidado de su salud, específicamente de la salud del corazón; alertar además sobre las complicaciones que podrían presentarse y cómo evitarlas.

La transmisión se realizará en directo, vía Facebook  https://www.facebook.com/vigisaludpy/, desde el edificio inteligente de la Dirección de Vigilancia de la Salud.

El conversatorio arrancará a las 8:00 y estará coordinado por la Dra. Gilda Benítez, directora de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles. En la oportunidad, se hablará sobre diversos tópicos que hacen a la salud y aspectos inherentes a tener en cuenta para el cuidado del corazón.

La actividad tendrá como tema inicial “La alimentación adecuada para mantener el cuerpo saludable hoy y siempre”, a cargo de la Licenciada en Nutrición y Tecnóloga de Alimentos, Claralina Mendoza. Seguidamente se abordará sobre los “Tipos de ejercicios más adecuados de acuerdo a la edad, sexo y enfermedad de base, que será expuesto por el especialista en Actividad Física y encargado del Departamento de Control de Factores de Riesgo, Licenciado Eduardo Enciso.

A las 8:20, la Dra. María Paniagua, médica cardióloga y directora del Programa Nacional de Prevención Cardiovascular, disertará sobre los “Cuidados que debe tener la persona con presión alta”.

La exposición de temas culminará con la Dra. Rocío Aparicio, directora del Programa Nacional de Diabetes, quien hablará sobre “Los cuidados del paciente diabético”, previsto para las 08:40.

La actividad cerrará con una ronda de preguntas hechas por todos los internautas conectados, que serán contestadas por los profesionales del área.

Hipertensión arterial

Datos estadísticos oficiales del Ministerio de Salud Pública revelan que 1 de cada 2 personas a partir de los 18 años padece de hipertensión arterial y es más frecuente en las mujeres.

El 90% de los pacientes con presión alta adquieren la enfermedad por herencia familiar, pero es totalmente prevenible con un estilo de vida saludable pero una vez que se la padece es incurable, es decir que es tratable para evitar las complicaciones y el tratamiento debe ser de por vida.

Se trata de una enfermedad que en un 90% se presenta sin síntomas, por eso se lo denomina “el asesino silencioso”.

Existen factores que contribuyen a la aparición temprana de la hipertensión y lo vuelven rebelde al tratamiento, estos son: la obesidad, el hábito de fumar, el sedentarismo, el estrés, el consumo de anticonceptivos en las mujeres, el alcoholismo, el consumo exagerado de sal, entre otros.

La indicación de medicamentos para bajar la presión arterial tiene la finalidad de mantener la presión dentro del rango normal (no más de 130/80) y evitar de esa manera el daño a los órganos: cerebro, corazón, riñones, arterial, retina principalmente. Dicha medicación debe ser administrada por un médico según lo necesite cada paciente. Por lo tanto, el paciente no debe automedicarse para evitar complicaciones.