May 22

Asamblea Mundial de la Salud: Paraguay insiste en reforma tributaria para financiamiento de Enfermedades No Transmisibles

La necesidad de una reforma tributaria para el financiamiento de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, así como las mejoras en Atención Primaria, digitalización de servicios y provisión de medicamentos, fueron los puntos centrales de la intervención del Ministro de Salud Pública, Dr. Julio Mazzoleni durante la Asamblea Mundial de la Salud 2019.

En su discurso ante los delegados de diversos países, el titular de la Cartera Sanitaria sostuvo que, debido al bono demográfico de Paraguay, es imperioso dar pasos firmes hacia un cambio que trascienda generaciones, mediante una reforma tributaria que siente bases para políticas públicas de Salud.

Aseguró que se debe dar énfasis al control de Enfermedades Crónicas No Transmisibles en base a los factores de riesgo para la salud como el consumo de tabaco, alcohol, bebidas azucaradas, alimentos con altos contenidos de grasa e inseguridad vial.

“Ante el escenario presupuestario cada vez más limitante para lidiar con las ECNT, es primordial identificar un modelo de tratamiento sostenible que vincule a los factores de riesgo como instrumento de financiamiento directo”, subrayó.

Igualmente, el ministro Mazzoleni resaltó que el Gobierno Nacional a la par de implementar cambios estructurales, invierte en metas a corto plazo, como la Atención Primaria de la Salud mediante la mejora e instalación de nuevas Unidades de Salud de la Familia, la reorganización informática para la logística de medicamentos e insumos y la salud digital para una asistencia de calidad.

“Nos queda mucho por hacer, pero ya estamos construyendo un Paraguay más cercano a la gente, invirtiendo en políticas de Estado y no en acciones transitorias de una administración”.

Como cierre, Mazzoleni explicó sobre la importancia del rol cooperativo a nivel mundial para construir buenas prácticas y agradeció la ayuda de la OPS a nuestro país, a través del Fondo Estratégico para Vacunas, lo que permitió reducir una brecha histórica en la cobertura de vacunaciones y reafirmó el compromiso de nuestro país, de implementar las resoluciones y recomendaciones brindadas por la Asamblea, como guía para el desarrollo de políticas públicas adaptadas a la realidad nacional.