Ene 22

Cómo debemos alimentarnos en verano

  • Durante esta época, debido a las altas temperaturas, el cuerpo necesita consumir mayor cantidad de agua para asegurar una correcta hidratación.
  • La ingesta de frutas y verduras son una excelente forma de aportar líquido al organismo, además de nutrirlo.

La Lic. Bethania Machuca, nutricionista de la Dirección de Vigilancia de Enfermedades No Transmisibles asegura que la alimentación ideal para la época de calor debe ser refrescante y una que nutra al organismo, además de aportar protección a la piel. ¡Así es! “Los rayos UV del sol dañan la piel y causan envejecimiento prematuro. Sin embargo, la naturaleza nos provee de todo lo que el organismo necesita, sobre todo en las épocas de calor, y entre ellos están las frutas”, refiere la profesional.

Asegura que es preferible consumir las frutas de estación, como sandía, melón, piña, durazno, uva, ciruela.

Por otra parte, explica que no es lo mismo tomar jugo de fruta que consumir la fruta entera. “Siempre es preferible comer la fruta, ya que así se aprovechan mejor todos los nutrientes y sobre todo el contenido de fibra que ayuda a preservar la salud intestinal”, puntualiza la Lic. Machuca.

Otras formas de consumo

Las frutas pueden consumirse de diversas maneras: en forma de brochette, ensalada de frutas sin azúcar y mezclando hasta 3 frutas; también en compota optando por formas de cocción hervidas o al vapor. Lo importante es alcanzar la ración recomendada de 3 al día. Esto puede implementarse gradualmente, sobre todo con los niños.

Vegetales, otra fuente importante de nutrición

La nutricionista señala el valor del consumo de vegetales de diferentes colores cada día, por ejemplo, en ensaladas, salteados, sopas y al vapor. Completando así las 2 porciones recomendadas.

Menciona, además, la importancia de mantener el organismo hidratado para su buen funcionamiento. Recomienda consumir como mínimo 2 litros de agua al día. Esta bebida natural puede incluso saborizarse con rodajas de frutas, en caso que lo prefiera.

Aconseja disminuir el consumo de sal, utilizando hasta 5 gramos por día, equivalente a una cucharadita, según lo recomendado por la OMS. También aconseja reducir el consumo de alimentos con alto contenido de sal como lo son los ultraprocesados, que a su vez tienen elevado contenido de azúcar, calorías y grasas que promuevan el aumento de peso.

Es necesario llevar en práctica todas las recomendaciones para asegurar una alimentación equilibrada para fortalecer el sistema inmunológico y a su vez prevenir numerosas enfermedades e infecciones provocadas por bacterias, hongos y virus como el SARS-COV-2.