Oct 19

Cuidate, tu vida vale

 

  • Hacete la mamografía cada año, a partir de los 40 y el autoexamente cada mes, desde la adolescencia. Un diagnóstico a tiempo puede salvar tu vida.
  • Ante cualquier duda, consultá con tu mastólogo.

El cáncer de mama es una enfermedad causada por la multiplicación anormal de células de la glándula mamaria, que forma un tumor maligno. Con detección temprana, las posibilidades de tratamiento y curación son mayores.

El cáncer de mama representa el de mayor incidencia entre las mujeres, seguido muy de cerca por el cáncer de cuello uterino.

Según datos del Instituto Nacional del Cáncer-INCAN, se registraron 560 casos nuevos en el 2019 y, hasta agosto del 2020 se cuenta con un registro hospitalario de 358 casos nuevos, en cuanto a fallecimientos se registraron 65 en el 2019.

Se recomienda efectuarse cada año la mamografía, a partir de los 40 años. Las mujeres con antecedentes familiares (madre o hermana) de cáncer de mama deben iniciar sus mamografías antes, según prescripción médica.

En tanto que, la práctica del autoexamen de mama debe realizarse de forma mensual, mediante la observación y palpación de los senos y las axilas. Esta práctica debe iniciarse desde la adolescencia y durante toda la vida.

Signos de alarma: los cambios anormales en la forma, el tamaño y la apariencia de los pechos que pueden aparecer repentinamente o ir evolucionando lentamente.

Si observas algún nódulo o abultamiento, hoyuelo, arrugas, apariencia de cáscara de naranja, pezón hundido, venas crecientes, secreción amarillenta o con sangre, enrojecimiento o ardor, una herida sin causa conocida, una asimetría pronunciada, endurecimiento, agrandamiento repentino de uno de los pechos, recurrí a la consulta.

Reducí las probabilidades de contraer cáncer mamario con:

  • Actividad física diaria.
  • Dieta rica en fibras vegetales, con ingesta moderada de carnes y grasas.
  • Mantén un peso saludable.
  • No fumes