Jul 16

Fumadores poseen el peor pronóstico frente al COVID-19, advierten

Los consumidores de tabaco tienen 2,4 veces mas probabilidades de ingresar a terapia intensiva, requerir ventilación mecánica o morir, indican estudios.

Evidencia científica revela que los hallazgos más importantes en apoyo de esta hipótesis aparecieron el 28 de febrero en The New England Journal of Medicine. En el estudio mencionado por la Guan et al, “Características clínicas de la enfermedad por coronavirus 2019 en China” se muestra que, en comparación con no fumadores, los fumadores tienen 2,4 veces más probabilidades de ser admitidos en una unidad de cuidados intensivos, necesitar ventilación mecánica o morir.

En este mismo estudio de casi 1.100 personas con COVID-19 se evidenció que aproximadamente el 17 por ciento con los síntomas más graves eran fumadores actuales y poco más del cinco por ciento eran exfumadores.

El Programa Nacional de Control del Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicas (PRONATERC) del Ministerio de Salud recuerda que fumar debilita el sistema inmunitario y su respuesta ante infecciones haciendo que los fumadores sean más vulnerables ante diferentes enfermedades infecciosas. Estudios han demostrado que los fumadores son dos veces más propensos que los no fumadores a contagiarse de gripe y tener síntomas mucho más severos, además de que “el tabaquismo está relacionado con otras enfermedades respiratorias como la EPOC entre tantas otras, entonces siempre la mortalidad va a ser mayor entre quienes tengan coronavirus asociado a tabaquismo que entre aquellos que no fuman.

Se considera que el hecho de ser fumador empeora el pronóstico de la enfermedad, un aspecto evidente teniendo en cuenta el negativo impacto que tiene el tabaco en los pulmones y su asociación a una gran cantidad de enfermedades respiratorias.

El tabaquismo produce un deterioro de la calidad de vida importante por; enfermedad coronaria, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), tumores de la vía aérea, de pulmón y otros, todos estos factores deterioran la calidad de vida y van a terminar en la muerte de la persona.

Asociación del COVID-19 con el uso de pipas de agua, shisha, tabaco de mascar y vapeo

No se ha demostrado que usar pipas de agua, shisha, cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentado como IQOS sea “más seguro” que los cigarrillos combustibles a corto y largo plazo, ya que todos producen un aerosol que podría causar daño a los pulmones. Destacan que el uso de estos productos es un riesgo para la transmisión de COVID-19 ya que la exhalación del usuario podría contener SARS-CoV-2.

Aunque no hay mediciones experimentales y no hay casos reportados y verificados, no se puede descartar que una persona infectada con el virus pandémico esparza al vapear una cierta cantidad de virus dentro de gotitas de saliva junto con el vapor ambiental. Los virus en el sistema respiratorio que no están sedimentado en los tejidos serían esparcidos al ambiente por la corriente de aire que se genera en la exhalación del vapor al igual que sucede por el aliento al respirar o por tos o estornudo.

La exhalación de aliento normal es un flujo de aire casi laminar a bajas velocidades, por lo que no esparcirá muchas gotitas de saliva y lo hará a distancias muy próximas, mientras que el estornudo o la tos fuerte son flujos de aire turbulento a altas velocidades, por lo que libera muchas más gotitas y a mayores distancias.

El flujo de exhalación del vapeo es un flujo de aire y aerosol tipo intermedio entre el aliento y el estornudo. Por lo tanto, se puede concluir que esparcirá más virus que el aliento normal pero menos que al estornudar o al toser. Las gotitas de saliva que trasportan virus son muy susceptibles a las condiciones del medio ambiente: temperatura, humedad, radiación solar, evaporación, impactación en superficies y se han detectado a una distancia de hasta 2,5 metros de personas que estornuda en condiciones ambientales normales.

La popularidad del vapeo podría explicar la mayor incidencia de COVID-19 entre los jóvenes y los adultos jóvenes en ciertas regiones.

Otras formas de contagio del COVID-19

Escupir en lugares públicos podría aumentar la propagación del virus.

Los productos de tabaco para mascar o sin humo aumentan la producción de saliva, seguido de un fuerte impulso de escupir. Por lo que se insta a las personas a abstenerse de consumir productos de tabaco sin humo y de escupir en lugares públicos.

COVID-19 puede propagarse fácilmente a través del contacto oral indirecto.

Los productos para fumar, como las pipas de agua, a menudo implican compartir boquillas y mangueras, lo que podría facilitar la transmisión de la COVID-19 en entornos comunales y sociales. Pasar encendedores, vape pens y cualquier otra cosa, podría propagar el virus.

El acto de llevar repetitivamente los dedos a la boca aumenta la posibilidad de transmisión del virus. A su vez con este mismo acto se pueden contaminar los cigarrillos, dispositivos electrónicos, pipas de agua (también llamadas “hookah” o narguiles) o cigarrillos de marihuana aumentando la probabilidad de contagio.

La cuarentena es un buen momento para dejar de fumar ya que la convivencia en espacios cerrados puede agravar la exposición del entorno, sobre todo a los grupos susceptibles (niños, embarazadas, personas de tercera edad y con comorbilidades) al humo de tabaco ambiental o humo de segunda mano y facilitar la trasmisión de COVID-19.

Si es fumador

Acuda a un servicio de salud para recibir ayuda para la cesación tabáquica o contacte con el Programa Nacional de Control de Tabaquismo y Enfermedades Respiratorias Crónicas (PRONATERC) del Ministerio de Salud a través de las líneas telefónicas de ayuda: (021) 214-166/237-4338.

En caso que no pueda dejar de fumar

Proteja a otras personas

  • Si convive con embarazadas, niños o personas que tienen alguna enfermedad, salga de la casa para fumar y /o vapear.
  • Evite fumar o vapear en los lugares de trabajo, ascensores, buses u otros medios de transporte.
  • Sea consciente de la importancia de lavarse las manos frecuentemente, sobre todo al terminar de fumar y/o vapear, y también evitar el contacto con objetos de su entorno, mantener el distanciamiento físico a más de 2 metros, no compartir ningún producto de tabaco o cigarrillo electrónico y evitar las grandes nubes de vapeadores.
  • Desinfecte adecuadamente los equipos y accesorios utilizados para fumar o vapear.
  • No comparta los dispositivos, evite utilizar el mismo dispositivo con otra persona.
  • No escupa en espacios públicos.
  • Aconsejamos que, si va a FUMAR, VAPEAR O VAPOREAR hágalo en espacios al aire libre, donde no exista reunión de personas, debido a la facilidad de diseminación de las partículas exhaladas.
  • No deseche las colillas y los accesorios descartables de productos de tabaco en la vía y espacios públicos.
  • No recomendamos la utilización de productos derivados del tabaco en reuniones sociales, pubs, recintos cerrados como restaurantes, bares, clubes de productos de tabaco/vapeadores, casinos, sitios de hospedaje u otros lugares habilitados para el uso de estos productos debido a la facilidad de diseminación del SARS Cov-2.

Recuerde: que la nueva normalidad no sea regresar a la pandemia de tabaco y la pobreza.

BIBLIOGRAFIA

  1. Lawrence H, Hunter A, Murray R, et al. Cigarette smoking and the occurrence of influenza–Systematic review. J Infect 2019; 79:401–6.
  2. Arcavi L, Benowitz NL. Cigarette smoking and infection. Arch Intern Med 2004; 164:2206–16.
  3. Almirall J, González CA, Balanzó X, et al. Proportion of community-acquired pneumonia cases attributable to tobacco smoking. Chest 1999; 116:375–9
  4. Wang J, Luo Q, Chen R, et al. Susceptibility Analysis of COVID-19 in Smokers Based on ACE2. Preprints Published Online First: 2020. doi:10.20944/preprints20 2003. 0078.v1
  5. Vardavas CI, Nikitara K. COVID-19 and smoking: A systematic review of the evidence. Tob Induc Dis 2020;18.
  6. Liu W, Tao Z-W, Lei W, et al. Analysis of factors associated with disease outcomes in hospitalized patients with 2019 novel coronavirus disease. Chin Med J (Engl) 2020.
  7.  Wei-jie Guan, Ph.D., Zheng-yi Ni, MD, Yu Hu, MD, Wen-hua Liang, Ph.D., Características clínicas de la enfermedad por coronavirus 2019 en China N Engl J Med2020; 382:1708-1720 DOI: 10.1056 / NEJMoa2002032
  8. https://www.theunion.org/news-centre/covid-19/body/Socios-Letales-Tabaco-y-COVID-19-espaol.pdf
  9. Tongke Zhao, C Nguyen, Che-Hsuan Lin, H R. Middlekauff, K Peters, R Moheimani, Qiuju Guo & Yifang Zhu (2017) “Characteristics of secondhand electronic cigarette aerosols from active human use”, Aerosol Science and Technology, 51:12, 1368-1376, DOI: 10.1080/02786826.2017.1355548
  10. Van Doremalen N. Et al. Aerosol and surface stability of SARS-CoV-2 as compared with SARS-CoV-1. The New England Journal of Medicine. https://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMc2004973?query=TOC
  11.  Pichelstorfer, L., W. Hofmann, R. Winkler-Heil, C. U. Yurteri, and J. McAughey. 2016. Simulation of aerosol dynamics and deposition of combustible and electronic cigarette aerosols in the human respiratory tract. Journal of Aerosol Science 99:125-132
  12.  https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/img/COVID19_estilos_de_vida_saludable_Tabaco.jpg