Ago 23

En invierno entrá en calor: movete

La actividad física regular proporciona al organismo más energía, salud y bienestar.
En este material te enumeramos otras razones poderosas para continuar con tu entrenamiento físico en invierno.
 

Con el frío a cuestas, luego de culminar las actividades laborales o académicas, la mayoría prefiere quedarse en casa a descansar, o permanecer horas frente al televisor o simplemente estar en reposo sin hacer nada. Escenario familiar, ¿cierto? No está mal tener un momento de ocio y descanso en medio de la rutina cotidiana, el peligro se encuentra cuando la inactividad –sedentarismo- se hace rutina.

Eduardo Enciso, referente del Programa de Actividad Física del Ministerio de Salud, señala que la poca o nula actividad física, observada con mayor frecuencia en épocas de frío, incrementa la posibilidad de ganar peso, dando lugar al sobrepeso y la obesidad, y constituye además, un factor de riesgo para desarrollar otras enfermedades asociadas.

Enciso refiere que las bajas temperaturas no tienen porqué ser un impedimento para realizar actividad física, sino por el contrario, debe significar una oportunidad para mover el cuerpo y hacer que entre en calor.

A continuación revela los motivos para seguir entrenando, incluso en invierno y así disfrutar de los beneficios del ejercicio todo el año.

Razones para entrenar en invierno:

1) Llegar al verano en buena forma física. Cuando llega el calor todos nos desesperamos para conseguir rápidamente una buena forma física, apelando a las “fórmulas mágicas” que no son saludables para nuestro cuerpo, cuestiona Enciso, por lo que recomienda comenzar a entrenar desde ahora. “De esta manera se llega cómodamente al objetivo sin necesidad de mucho esfuerzo. El proceso será gradual y saludable”, señala.

2) Equilibrio. Los hábitos alimentarios durante el invierno se modifican y por lo general, las calorías aumentan mucho más. Por eso, dejar de entrenar en invierno puede ser la causa de la ganancia de peso extra con el que tendrás que luchar el doble en el verano, según advierte el profesional. En cambio destaca que, si continúas ejercitándote, compensarás el aumento de calorías y evitarás que tu cuerpo vaya ganando peso.

3) Recreación. Con las bajas temperaturas se tiende a comer más, sobre todo alimentos calóricos. El ejercicio es fundamental para efectuar el gasto calórico y cuidar la salud, expone el experto. Menciona que la práctica de actividad física regular es un factor de diversión y que interfiere en el humor,  mediante la liberación de “endorfinas”, hormona que genera bienestar en la persona.

4) Ejercicio físico es sinónimo de salud. La actividad física ofrece muchos beneficios para la salud, tanto en el ámbito físico, fisiológico y psicológico.  “Entrenar en invierno puede aliviar el estrés, mejorar tus defensas para evitar resfriados, fortalecer tus músculos y el funcionamiento del corazón y prevenir muchas enfermedades como la obesidad, diabetes, la hipertensión arterial y algunos cánceres”, explica.

La recomendación es efectuar al menos 30 minutos de caminata diaria o la práctica de algún deporte para evitar el sedentarismo.

“No hay excusas válidas, debemos mantener nuestro cuerpo en forma y saludable todo el año, el ejercicio ya no es una opción, es una necesidad. Movete, evita el sedentarismo en invierno”, concluye el Lic. Eduardo Enciso, jefe de la Unidad de Promoción de Actividad Física.