Ago 29

Los mitos más frecuentes sobre la alimentación (I)

Existen una infinidad de mitos acerca de la alimentación. La mayoría de estas afirmaciones no poseen base científica. Para llevar una alimentación saludable, es importante mantener un equilibrio e incluir alimentos de los diversos grupos de la olla alimentaria cuidando las porciones: cereales, tubérculos y derivados, frutas, verduras, lácteos, carnes magras y aceites.

  1. El pan engorda.

El pan al igual que el resto de los alimentos que poseen almidón (arroz, pastas, papa) es rico en hidratos de carbono, el nutriente que necesitamos en mayor proporción constituyendo la base de la olla alimentaria. Por lo general, lo que aumenta las calorías del pan suele ser lo que le acompaña: mermeladas, mantecas, salsas, embutidos.

  1. Es necesario tomar suplementos vitamínicos para cubrir mis necesidades.

Generalmente, la cantidad de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita es muy pequeña, por lo que llevando una alimentación variada y equilibrada podemos satisfacer nuestras necesidades tanto de vitaminas como de minerales.

Tampoco es necesario ingerir suplementos vitamínicos cuando estamos debilitados, cansados. Si no existe una deficiencia comprobada, el consumo de vitaminas en una cantidad mayor a la necesaria no tiene ningún efecto positivo e incluso puede causar efectos negativos para nuestra salud. Sólo se recomienda el consumo de suplementos vitamínicos bajo recomendación y control médico.

mitos

  1. Mezclar hidratos de carbono y proteínas engorda.

Las llamadas dietas disociadas consisten en no mezclar en la misma comida alimentos ricos en hidratos de carbono (cereales, pasta, papas, pan…) con alimentos proteicos (carne, pescado, huevos, queso…). El fundamento de este tipo de dietas, se basa en que el aumento de peso se debe a una mala digestión, producto de una combinación de alimentos errónea. Evidentemente, estas dietas no tienen ningún fundamento científico, dado que todos los alimentos son una mezcla de nutrientes, por lo que no puede separarse el consumo de alimentos con hidratos de carbono por un lado y alimentos con proteínas por otro. Ejemplos cotidianos de mezclas: sándwich de queso (pan: carbohidratos; queso: proteínas), tallarín con salsa de carne (tallarín: carbohidratos; carne: proteínas)

  1. Los productos light adelgazan.

Un producto LIGHT es aquel al que se le ha reducido o eliminado alguno de sus componentes. Esto significa que contiene menos calorías que la versión no light del mismo alimento o producto. Se debe leer el etiquetado del producto light y del producto no light para comparar el contenido de calorías de ambos y elegir el que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Consumir alimentos light puede contribuir el seguimiento de una dieta en situaciones especiales, pero no hay que olvidar que se trata de alimentos que tienen calorías y que, por lo tanto, no se debe abusar de ellos.

  1. Los productos integrales adelgazan

Las harinas y cereales integrales tienen prácticamente las mismas calorías que los productos refinados. La diferencia consiste en que los productos integrales tienen mayor contenido de fibra y minerales. Los alimentos integrales, por su contenido de fibra, poseen un poder saciante, lo que evita comer más cantidad de otros alimentos.