Mar 09

Mujeres, mantenerse activas mejora la calidad de vida

  • La actividad física regular puede prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer, reducir síntomas de depresión y ansiedad muy acentuados en estos tiempos de pandemia.                            
  • Se recomienda realizar ejercicios al menos 3 veces por semana.
  • Del 8 al 14 de marzo se recuerda la semana internacional de la mujer.

En Paraguay, las mujeres representan el 49,6% de la población paraguaya, 3.597.325 personas que pueden y deben practicar diferentes modalidades de movimiento para una mejor calidad de vida especialmente en los aspectos físicos, emocionales y los de su entorno familiar y laboral más próximo.

Las nuevas directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre actividad física y hábitos sedentarios publicadas en noviembre del 2020 enfatizan que las mujeres que se mantienen activas pueden prevenir y controlar las enfermedades cardiovasculares, la diabetes mellitus tipo 2 y el cáncer, responsables de casi tres cuartas partes de las muertes de todo el mundo. Además, la actividad física puede reducir los síntomas de depresión y ansiedad muy acentuados en estos tiempos de la pandemia del COVID-19.

Otro mensaje importante a tener en cuenta es que “TODA ACTIVIDAD FÍSICA CUENTA” y como tal puede desarrollarse en el trabajo, como parte de las actividades cotidianas o domésticas, así como actividades deportivas y recreativas, los desplazamientos a pie, en bicicleta u otro medio movido con las piernas o brazos (skate, rollers, sillas de ruedas mecánicas).

En cuanto a la duración de las sesiones, la OMS recomienda para las mujeres 150 a 300 minutos de actividad física moderada 3 veces a la semana, adicionando componentes de fuerza, equilibrio y flexibilidad en forma alternada.

Estas nuevas Directrices hacen hincapié en que demasiado sedentarismo (estar más de 3 horas seguidas sentado o acostado, fuera de las horas de descanso normales), conduce a ganar más peso corporal y consecuentemente desarrollar sobrepeso y obesidad de diferentes grados, que se constituyen así en disparador de varias afecciones discapacitantes precoces.

En las mujeres embarazadas y puérperas, la actividad física durante la gestación y el postparto aporta los siguientes beneficios para la salud materna y fetal: menor riesgo de preeclampsia, de hipertensión y diabetes gestacional, de complicaciones en el parto y depresión posparto, así como menos complicaciones neonatales, mejor peso del bebe al nacer y por ende puede disminuir el riesgo de muerte fetal.

La práctica regular de actividad física favorece la calidad de vida de las mujeres de todas las edades y estratos sociales, por lo que debe ser alentando para todo su ciclo vital, especialmente en la etapa de adolescencia y adultez, que son periodos en que las mujeres están más dedicadas a otros menesteres y no priorizan esta herramienta vital de salud integral.