Abr 08

Piden planificar compras para Semana Santa y evitar excesos alimentarios

  • La planificación contribuye a adquirir lo esencial para el consumo familiar y disminuir gastos innecesarios; reduce asimismo la exposición y el riesgo de contagio del COVID-19.
  • Se recuerda comer con moderación para evitar problemas gastrointestinales y pasar unos días de reflexión en familia sin sobresaltos.

Atendiendo a la situación epidemiológica actual respecto al alto riesgo de infección por COVID-19, se exhorta a la ciudadanía en esta Semana Santa a guardar las recomendaciones sanitarias establecidas para impedir la propagación del virus: a mantenerse en los domicilios, guardar distanciamiento social, evitar aglomeraciones e intensificar las prácticas de higiene.

Se insta, además, a planificar las compras para el abastecimiento del hogar para estos días Santos. Se recuerda que las compras deben efectuarse por un solo miembro de la familia, este debe encontrarse libre de fiebre, tos u otro síntoma respiratorio. Al momento de hacer las compras y de formar la fila en la caja de los comercios, mantener una distancia de un poco más de metro y medio, por seguridad.

Teniendo en cuenta que en estas fechas existe una amplia oferta de alimentos ricos en hidratos de carbono, grasas saturadas y muy calóricas, desde la Dirección de Vigilancia de Enfermedades Crónicas No Transmisibles se recuerda la importancia de evitar los excesos en estos días Santos, de manera a prevenir problemas gastrointestinales y descompensaciones metabólicas, sobre todo en personas con diabetes, hipertensión y cardiacos. La consigna no es privarse de ciertos alimentos, sino saber elegir y cuidar las porciones.

La Lic. Claralina Mendoza Colarte, encargada de Alimentación Saludable, aconseja consumir en porciones moderadas los alimentos con alto tenor calórico como el Huevo de Pascua, la chipa de almidón, la Rosca de pascuas, sopa paraguaya, chipa guazú, cerdo, pollo, entre otros.

“Es fundamental que la población paraguaya tenga una actitud positiva durante y después de la Semana Santa, adoptando hábitos alimentarios saludables”, señala la nutricionista, al tiempo de alentar a las familias a elaborar las recetas tradicionales con ingredientes saludables, reduciendo la cantidad de sal y reemplazando la grasa de animal por la vegetal.

Sugiere acompañar estos alimentos tradicionales siempre con ensaladas de colores diferentes y alienta a mantenga una buena hidratación, y a no olvidar la practica regular de actividad física.

TIPS PARA UNA SEMANA SANTA SALIUDABLE

  1. Preparar el listado de compras con la familia.
  2. Realizar las comprar en establecimientos que garanticen calidad e inocuidad.
  3. Adquirir los alimentos teniendo cuenta las características organolépticas, es decir, el color, olor y textura.
  4. Evitar la comprar de latas hinchadas, abolladas u oxidadas.
  5. Verificar las fechas de vencimiento y que los envases no estén achatados o herrumbrados pueden estar contaminadas, a fin de prevenir enfermedades.
  6. Practicar la lectura del etiquetado de los alimentos envasados.
  7. Planificar el menú considerando la capacidad de su heladera para refrigerar o congelar.
  8. Evitar la contaminación cruzada separando los alimentos crudos de los cocinados.
  9. No dejar los alimentos a temperatura ambiente.
  10. Poner especial atención a las buenas prácticas de manipulación de alimentos.
  11. Practicar el lavado correcto de manos antes de comer.
  12. Planificar la alimentación distribuyendo de ser posible en 5 comidas diarias, cada 3 horas, iniciando con un buen desayuno luego, media mañana, almuerzo, merienda y cena, esto ayudará a controlar las porciones y a evitar los excesos.
  13. Incorporar en el plan alimentario la ingesta diaria de 3 frutas y 2 hortalizas crudas de colores diferentes.
  14. Aprovechar las frutas de estación de colores diferentes y recordar que las frutas y verduras sin una higiene adecuada son una potencial vía de contagio de virus, bacterias y parásitos que pueden provocar gastroenteritis, siendo la población infantil la más afectada por esta enfermedad.
  15. Ingerir 2 litros de agua por día, equivalente a 6 a 8 vasos, además de jugos o batidos con frutas de estación. Evitar el consumo de bebidas carbonatadas (gaseosas) y bebidas alcohólicas.
  16. Disminuir el consumo de sal.
  17. Practicar una correcta masticación.
  18. Lavar correctamente las manos antes de manipular los alimentos y antes de comer.